Declaración de Seaboard ante Resolución 0022-2021 del Ministerio de Medio Ambiente

Lamentamos esta resolución, que violenta los derechos adquiridos de Seaboard, por los cuales abogaremos en las debidas instancias institucionales y diplomáticas y, de ser necesario, en las instancias internacionales disponibles para hacer valer el contrato de concesión hasta 2030, suscrito entre el Estado Dominicano y nuestra empresa.

Nuestros abogados están estudiando la resolución número 0022-2021, de Medio Ambiente, para responderla tomando en cuenta todas las consideraciones legales, pero podemos adelantar que, en medio de esta lamentable situación, en la resolución afloran verdades que era necesario que fueran emitidas desde una fuente oficial institucional.

Por primera vez, el Ministerio de Medio Ambiente reconoce, pública y explícitamente en su resolución, que Seaboard siempre ha mantenido la licencia ambiental para las plantas Estrella del Mar II y Estrella del Mar 111, lo que desmiente la falsedad ampliamente difundida, en el sentido de que alguna vez se nos había revocado la licencia de Estrella del Mar 11 o que la nueva Estrella de Mar 111 carecía de licencia ambiental.

En la resolución, Medio Ambiente no establece ningún criterio objetivo para explicar su decisión, toda vez que no cita ninguna situación de incumplimiento o violación, por parte de nuestra empresa, de la normativa ambiental en cualquiera de sus dimensiones, como tampoco cita ningún incidente de seguridad, salud o ambiente en nuestra larga historia de operaciones, y esto es así, sencillamente, porque  en 30 años no los ha habido.

Vale la pena resaltar que esta resolución fue entregada a Seaboard, por Medio Ambiente, el pasado viernes 30 de abril, a las 5:00 de la tarde, justamente una hora después de que nuestra empresa pagara al Estado Dominicano, y que el Estado Dominicano aceptara, más de mil millones de pesos, por concepto de impuestos aduanales para permitir el ingreso al país de la planta Estrella del Mar 111.

La resolución de Medio Ambiente especifica el costo que significaría para el Estado Dominicano sustituir nuestra planta. El costo financiero de construir esta infraestructura asciende  por lo menos a 600 millones de pesos y tomaría algo más de dos años ponerla en funcionamiento, según las propias estimaciones oficiales citadas por Medio Ambiente.

Vale la pena resaltar que esta estimación técnica no incluye el costo de indemnización a Seaboard en varios cientos de miles de millones de pesos, que habría que pagar como resultado de la discontinuidad del Estado, si por motivo de esta resolución resultara inviable nuestra concesión.

Los costos estimados en la resolución de Medio Ambiente más los de indemnización a la  empresa, serían apenas algunos de los costos tangibles, pero los costos intangibles serían aun más altos para República Dominicana, como un destino de inversiones confiable, donde se respeta la seguridad jurídica y la institucionalidad.

3 de mayo de 2021.

Seaboard anuncia que su nueva planta será la más eco-eficiente del mercado

Muestra sus operaciones, documentación de cumplimiento ambiental y lanza un site de verificación de datos “para combatir la desinformación con información”, dijo su gerente general, Armando Rodríguez

El gerente general de la empresa generadora de energía Seaboard, Armando Rodríguez, denunció hoy una campaña orquestada en contra de la compañía, mediante la cual “un concierto impensable de voces está difundiendo noticias falsas y acusaciones infundadas, respondiendo a no sé sabe cuáles intereses ocultos”.

En una rueda de prensa para responder “frontalmente esa cruzada de descrédito”, Rodríguez consideró las acusaciones en contra de Seaboard, que la califican como una empresa contaminante del río Ozama, como “falacias que responden tanto a intereses desconocidos como al desconocimiento de la industria eléctrica, del historial de cumplimiento y de las mejores prácticas de la compañía en materia de medioambiente, salud y seguridad.

“En sus 30 años de operaciones en República Dominicana, Seaboard ha invertido cerca de 50 millones de dólares en mejoras ambientales de su zona de influencia, de manera que siempre hemos sido parte de la solución del río y no del problema”, puntualizó.

Presentó la web  insidetheboard.org ,”donde cualquier interesado puede verificar informaciones debidamente documentadas, que desmontan las noticias falsas más frecuentemente difundidas tanto por profesionales de la protesta y voceros interesados como por algunos ecologistas y medios de comunicación que han sido sorprendidos en su buena fe”.

Enfatizó que las operaciones de la compañía han sido consistentemente supervisadas por el Ministerio de Medio Ambiente y que todos los indicadores de emisiones, ruidos, vibraciones o temperaturas evaluados por las autoridades están por debajo de los límites aceptados para la actividad industrial y la zona donde están ubicados.

“Los reportes de estas inspecciones, así como toda la documentación legal que sustentan nuestras operaciones están a la disposición de cualquier medio de comunicación, autoridad gubernamental o edilicia que quiera constatar el cumplimiento de nuestras obligaciones”, destacó Rodríguez, al momento de entregar a los periodistas un legajo de licencia, evaluaciones y reportes ambientales demostrativos del cumplimiento de la organización.  

Anunció que la planta flotante Estrella del Mar III, que vendrá próximamente a sustituir Estrella del Mar II, será́ la generadora más moderna y eco-eficiente de la República Dominicana, con una capacidad neta de generación de 146 MW, en base a Gas Natural Licuado (GNL), exclusivamente, y con una eficiencia superior entre 15% y 35% a cualquier otra planta privada existente en el mercado.   

La nueva planta ha sido construida por la transnacional Siemens, en Singapur, a un costo de 140 millones de dólares, y está dotada de la tecnología más avanzada para la generación de energía con el menor impacto ambiental. “Este cambio es, definitivamente, una evolución hacia una opción de generación más limpia”, dijo el vocero de Seaboard.

Puertas abiertas a la planta

Rodríguez encabezó una visita guiada con los periodistas por la planta Estrella del Mar II, de manera que pudieran constatar las condiciones de operación de la barcaza y su relación con el río Ozama.  La empresa entregó a los reporteros copias de los documentos probatorios de que su licencia ambiental nunca le fue retirada, “como falsamente se ha desinformado”, y del contrato con el estado dominicano que le otorga una concesión hasta el año 2030.

El principal ejecutivo de Seaboard dijo que basta una mirada panorámica desde los puentes y las vías próximas a las instalaciones de la empresa para comprobar que la planta flotante no está en la Ciudad Colonial, como también se ha dicho, sino en el enclave eléctrico Timbeque, de Villa Francisca.

“Nuestros vecinos más cercanos son las comunidades de Villa Francisca y Borojol, sectores con los cuales mantenemos unas excelentes relaciones de colaboración comunitaria, lo que también es comprobable con solo conversar con los líderes representativos de sus respectivas juntas de vecinos”.

Desmintió que desde sus instalaciones emane humo que pudiera afectar la salud de esos sectores o la visual de la propia Ciudad Colonial, toda vez que el 95% del tiempo la planta genera energía en base a GNL, un insumo incoloro, inodoro y no tóxico, cuya interacción con el medio ambiente es inferior a los combustibles tradicionales.  Sólo excepcionalmente, cuando no hay disponibilidad de GNL, la planta actual genera en base a fuel oil 6, pero, en cualquier situación, con emisiones por debajo de los límites permitidos por Medio Ambiente, puntualizó Rodríguez.

Calificó como una burda mentira la afirmación de que a Seaboard se le canceló la licencia ambiental en 2017. En la ocasión, “el Ministerio de Medio Ambiente nos comunicó que, al término de los próximos seis meses, no sería renovada nuestra licencia, pero luego de una evaluación pormenorizada de nuestras operaciones, a invitación nuestra, y de una visita de inspección del entonces ministro Francisco Domínguez Brito y de los técnicos de Medio Ambiente, el Ministerio dejó sin efecto su anuncio, al comprobar que nuestra gestión cumplía con todos los parámetros ambientales exigidos”. 

En 2018 se le renovó la licencia, como ha ocurrido invariablemente en los últimos dos decenios, desde que la empresa la obtuvo por primera vez, en xxx., siendo esta la tercera licencia ambiental que se otorgó en el país, luego de la puesta en vigencia de la Ley de Medio Ambiente.

Negó categóricamente cualquier la ocurrencia de vertidos, derrames o calentamiento de agua del Ozama, conforme lo demuestran los reportes de cumplimiento a Medio Ambiente, realizados por entidades técnicas autorizadas por el Ministerio.

Explicó que la permanencia de la barcaza en el río Ozama obedece a la necesidad de generar energía de manera eficiente allí donde más se requiere de forma creciente, para que pueda ser transmitida oportunamente y al menor costo posible a los usuarios.

“Nuestras plantas han sido ubicadas estratégicamente por las autoridades del sector eléctrico en el enclave eléctrico El Timbeque para hacer posible la reducción de apagones en Santo Domingo y un ahorro de divisas para todos los dominicanos, al no tener que transmitir la energía a los centros de consumo desde lugares más remotos”.

Sobre Seaboard

Seaboard es una empresa pública de capital norteamericano, que figura dentro de la lista Fortune 500. Participa en la producción de alimentos, alcoholes y biocombustibles; transporte marítimo, y generación de electricidad, entre otras áreas.  Opera en República Dominicana desde 1990 y cada 10 años sustituye sus plantas por unidades nuevas, con la tecnología más avanzada en cada etapa. 

(Nota de prensa entregada en la conferencia de prensa realizada el 19 de abril de 2021, en las instalaciones de Seaboard).

Ante un intento de asalto a la inversión extranjera

Frente a la campaña de descrédito orquestada a base de mentiras, medias verdades y manipulación de informaciones, atacando tanto a Seaboard como a la inversión extranjera en República Dominicana, podemos decir categóricamente que hemos desmontado todas las falacias y argucias de esta cruzada infame, montada por titiriteros que no quieren competencia legítima en el sector eléctrico ni el uso racional de los recursos naturales, como ocurre en cualquier otro país industrializado, a menos que sea para el provecho de esos mismos intereses que se mueven en las sombras.


Las mentiras más frecuentes de esta campaña de noticias falsas han sido desmontadas por las pruebas irrefutables de la verdad, disponibles para el público en general en el site de verificación de datos insidetheboard.org


Al ver que todas sus mentiras han sido desmontadas, los mismos calumniadores ahora se destapan con imputaciones insostenibles sobre la legitimidad de nuestra licencia ambiental vigente, alegando que se obtuvo de manera irregular, y presionan al Ministerio de Medio Ambiente para que la observe, pero, como es propio de esos fabricantes de mentiras, este nuevo conjunto de alegatos tambiénes falso.


¿En qué cabeza cabe que una empresa pública estadounidense de la lista Fortune 500 va a mandar a construir una planta de 140 millones de dólares, sin tener todos los permisos y cumplimientos al día?


¿Cómo se les puede ocurrir a los titiriteros de este asalto en contra de la inversión extranjera, orquestado para favorecer sus intereses particulares, que pueden sabotear los esfuerzos del Presidente Abinader para atraer inversiones sobre la base de la confianza, la ética y la institucionalidad?

Siendo nuestras plantas las más eficientes y amigables al medio ambiente del parque térmico privado, como históricamente han sido, su producción limpia y a menor costo son de gran beneficio para el pueblo y el Estado dominicanos, a través de la reducción de la huella ambiental, la tarifa eléctrica y el gasto de divisas. 

Si las plantas no perjudican a nadie, ¿a quién beneficia esta campaña falaz?  Los titiriteros son harto conocidos y su interés es el de siempre: operar en el sector eléctrico sin competencia y entorpecer el uso racional de los recursos naturales, como ocurre en cualquier país que crece, a menos que ese uso no sea para el provecho propio de los viles orquestadores de la infamia.

Mientras todo este circo es montado por este puñado de inescrupulosos e irresponsables, lo observan atentamente los inversionistas extranjeros actuales y potenciales, así como las oficinas comerciales de sus embajadas, las entidades multilaterales y demás organizaciones que velan por el cumplimiento de los tratados, leyes y acuerdos sobre los cuales se fundamenta el movimiento de los capitales que buscan destinos de inversiones donde se cumplan las leyes. Esos inversionistas confían en que el señor Presidente de la República hará que se respeten las condiciones sobre las cuales hemos invertido en el país.

Confiamos en que en este momento de decisiones, cuando el fortalecimiento deseado en las instituciones públicas dominicanas se pone a prueba, LA VERDAD PREVALECERÁ, así como la seriedad y el compromiso de los funcionarios responsables de garantizar la seguridad jurídica, el clima de inversiones y el buen nombre del República Dominicana ante el mundo. 

SEABOARD
Transcontinental Capital Corp.
El Timbeque, Santo Domingo, República Dominicana

(Declaración institucional publicada como espacio pagado en varios diarios de circulación nacional el 27 de abril de 2021)

SEABOARD habla sobre la nueva planta en El Antinoti, con Sergio Carlo

A raíz de una entrevista realizada al abogado Nelson Pimentel en El Antinoti, la empresa SEABOARD solicitó dar su posición y explicar por qué la planta no representa un peligro para el río Ozama ni un riesgo ambiental para la zona.

Esta entrevista realizada a Armando Rodríguez, gerente general de Seaboard, el pasado 19 de abril 2021, responde a varias preguntas y afirmaciones falsas sobre la planta actual (Estrella del Mar II) y la nueva planta que va a sustituirla.

Le invitamos a ver la entrevista completa en Youtube.

Esteban Delgado: ¿Qué pasa si el Gobierno decide de manera unilateral suspender concesión a Seaboard?

El periodista Esteban Delgado dedicó unos minutos en el espacio radiofónico El Gobierno de la Tarde, el pasado 19 de abril, para explicar la situación de la barcaza que aloja la planta Estrella del Mar II.

Delgado hizo un recorrido por la historia de la barcaza y la inversión de US$140 millones para la compra de Estrella del Mar III. Asimismo, explicó lo sucedido en marzo 2017, cuando la viceministra de Medio Ambiente, Zoila González de Gutiérrez, le envió una carta al director general de Seaboard, Armando Rodríguez, donde le informa
que la licencia ambiental de Estrella del Mar II “no será renovada” a su vencimiento el 21 de marzo de 2018 y que, a partir de esa fecha, le daba un plazo de seis meses para su traslado fuera del río Ozama.

Sin embargo, el mismo Ministerio de Medio Ambiente rectificó más adelante y emitió un nuevo permiso ambiental para operar la planta.

A continuación, le invitamos a ver el video completo en Youtube.

EL DINERO: Seaboard puede operar en el río Ozama hasta el 2025

Artículo original publicado en el diario El Dinero, el día 26 de abril de 2021. Haga click aquí para leerlo en la página oficial del periódico.

El anuncio que hizo el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MMA) en 2017 sobre la no renovación de la licencia ambiental de la planta eléctrica de Seaboard-Transcontinental Capital Corporation y su traslado de la margen occidental del río Ozama, donde opera desde el año 1990, fue por una decisión que luego revirtió, aunque no lo publicó.

De hecho, más adelante el MMA concedió a Seaboard, no solo la renovación de la licencia ambiental para operar su planta Estrella del Mar II de 108 megavatios en el río Ozama, sino, además, la autorización para instalar en el mismo lugar su nueva generadora Estrella del Mar III de 147 megavatios.

Esa renovación de licencia fue concedida por el ministro de entonces, Francisco Domínguez Brito, luego de que la institución que dirigía anunciara que no sería concedida y que la planta debía mudarse.

Posteriormente, el exministro Ángel Estévez, quien sustituyó a Domínguez Brito,
concedió la licencia ambiental unificada para la operación de las dos unidades con vigencia hasta marzo de 2025.

Actualmente está pendiente una respuesta del MMA, que dirige Orlando Jorge Mera, a
una solicitud de Seaboard de separar la licencia ambiental conjunta en dos, como requisito de la Superintendencia de Electricidad (SIE) para conceder su visto bueno a la concesión de operación de la nueva unidad Estrella del Mar III.

CRONOLOGÍA

El día 8 de marzo de 2017 la viceministra de Medio Ambiente, Zoila González de Gutiérrez, le envió una carta al director general de Seaboard, Armando Rodríguez, donde le informa que la licencia ambiental de Estrella del Mar II “no será renovada” a su vencimiento el 21 de marzo de 2018 y que, a partir de esa fecha, le daba un plazo
de seis meses para su traslado fuera del río Ozama.

Posteriormente, el entonces ministro Domínguez Brito visitó la planta y se puso al día
sobre los compromisos contractuales del Estado dominicano con esa empresa de capital estadounidense, así como lo relativo al cumplimiento de las normas ambientales.

Tras esas aclaraciones, el 22 de septiembre de 2017 la viceministra González le remite una nueva comunicación a Seaboard donde le autoriza a solicitar la renovación de la licencia ambiental para continuar operando en el río Ozama.

El 12 de enero de 2018 la viceministra González le remite otra carta a Seaboard donde le
explica algunos asuntos de procedimiento y le informa que la carta del 22 de septiembre de 2017 “sustituye la comunicación” del 8 de marzo del mismo año donde le decía que no le renovaría la licencia.

Posteriormente, el 21 de febrero de 2018, Domínguez Brito emitió la “Licencia Ambiental No. 0003-01-Renovada” que autoriza a Seaboard a seguir operando a Estrella del Mar II en el río Ozama durante dos años y medio más, desde marzo de 2018 hasta septiembre de 2020. Sin embargo, el MMA nunca informó públicamente sobre esa renovación.

El 26 de abril de 2018 Domínguez Brito renunció como ministro de Medio Ambiente
para aspirar a la precandidatura presidencial, por lo que fue sustituido por Ángel Estévez.

El 11 de junio de 2018 la viceministra González le informa a Seaboard sobre las condiciones y términos de referencia para la solicitud de licencia ambiental de la nueva planta Estrella del Mar III y, el 10 de septiembre del mismo año, el ministro
Estévez emite el “Permiso Ambiental No. 3446-18” con vigencia hasta septiembre de 2023, correspondiente a la nueva unidad de generación, que está pendiente de ser instalada en el río Ozama este año.

Durante este proceso, Seaboard trabajaba en la solicitud a la SIE para la concesión de
operación de la nueva planta (Estrella del Mar II tiene una concesión hasta el 2030), mientras que se requiere una concesión para operar a Estrella del Mar III.

En ese proceso, durante la pasada administración, la SIE le sugierió a Seaboard de manera informal que solicite una licencia ambiental al MMA unificada de las dos unidades y que así se le autorizaría una concesión de ampliación de sus operaciones al pasar de 108 megavatios a 346 megavatios, con la nueva unidad.

Seaboard hace las gestiones ante el MMA y el 30 de marzo de 2020 el ministro Estévez
emitió la “Licencia Ambiental No. 0003-01-Renovada” que unifica la anterior licencia de
Estrella del Mar II, que vencería en septiembre de ese año, y la de Estrella del Mar III,
que vencería en septiembre de 2023, en una sola por período de cinco años con vencimiento en marzo de 2025. Esa licencia ambiental unificada es la que está vigente actualmente.

SITUACIÓN ACTUAL

Para obtener la concesión de operación de la Estrella del Mar III la SIE debe dar su aprobación para que, a su vez, la Comisión Nacional de Energía (CNE) haga la recomendación correspondiente al Poder Ejecutivo, que concede esa operación mediante decreto.

En ese proceso, las nuevas autoridades de la SIE le informaron a la Seaboard que la
licencia ambiental unificada debe ser nuevamente separada, de forma que Estrella del Mar II tenga su permiso y Estrella del Mar III también, porque no se trata de una ampliación de sus operaciones, sino de la instalación de una nueva planta.

Por eso, el 4 de diciembre de 2020 el director general de Seaboard, Armando Rodríguez, le solicitó al ministro de Medio Ambiente, Jorge Mera, la separación de la licencia ambiental vigente para las dos unidades de generación, como ha solicitado la SIE.

Ese es el estatus actual en torno a las unidades de generación de Seaboard. No es que carece de permisos ambientales, sino que espera que sean separados uno para cada planta y no uno para las dos plantas como está en este momento.

El necesario respeto al estado de derecho, por Esteban Delgado

Un informe del secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU) de 2004 define el “estado de derecho” como “un principio de gobernanza en el que todas las personas, instituciones y entidades, públicas y privadas, incluido el propio Estado, están sometidas a leyes que se promulgan públicamente, se hacen cumplir por igual y se aplican con independencia, además de ser compatibles con las normas y los principios internacionales de derechos humanos”.

El estado de derecho está incorporado en la Carta de las Naciones Unidas, así como en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

En la Reunión de Alto Nivel sobre Estado de Derecho en los Planos Nacional e Internacional del 24 de septiembre de 2012 se emitió una declaración donde se reconoce que “el estado de derecho se aplica a todos los Estados por igual y a las organizaciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas y sus órganos principales, y que el respeto y la promoción del estado de derecho y la justicia deben guiar todas sus actividades y conferir previsibilidad y legitimidad a sus acciones”.

Esta introducción conceptual de la visión de la ONU sobre el estado de derecho es para aterrizar en situaciones que se dan en República Dominicana donde es frecuente ver o escuchar a “hacedores de opinión pública” denunciar o pretender denunciar situaciones que no se corresponden con la verdad y luego alegar que el Gobierno hace caso omiso a lo denunciado.

Pasa con empresas extranjeras establecidas en el país, que vienen amparadas en las condiciones legales establecidas por el Estado dominicano y con base en ese marco legal traen sus inversiones y desarrollan sus operaciones.

Luego, el Estado, de manera unilateral, no puede romper esos compromisos amparados en la normativa vigente, porque estaría violentando el “estado de derecho” al que se ha comprometido ante la ONU y sería pasible de una demanda internacional que puede resultar muy costosa en términos económicos y de imagen pública internacional.

Cuando una institución del Estado concede a una empresa un permiso, autorización o cualquier otra licencia para operar, siempre bajo el compromiso de cumplir con las normas establecidas, luego no puede dejar sin efecto esa concesión por hacer caso a voces mediáticas que presentan denuncias sin fundamento.

Un ejemplo particular es el relacionado con la operación de la planta eléctrica de Seaboard en la margen occidental del río Ozama. Resulta que esa unidad Estrella del Mar II, de 108 megavatios, tiene una concesión del Estado para operar hasta el 2030 y su licencia medioambiental está vigente hasta el 2025.

Si el Estado, de manera unilateral, decidiera cancelar la concesión o la licencia ambiental de esa empresa, sin pruebas que justifiquen una violación de los compromisos asumidos, entonces tendría que dar a esa empresa indemnizaciones millonarias como compensación, porque así lo establece el acuerdo contractual entre las partes.

De lo contrario, la empresa puede presentar una demanda internacional que llevaría al país a un arbitraje costoso y largo, sobre el cual se puede producir una sentencia desfavorable para el Estado.

Esos riesgos que pesan sobre una eventual violación del estado de derecho son los que deben analizar y consultar los funcionarios públicos antes de tomar decisiones o de hacer anuncios públicos pretendiendo “sintonizar” con las tendencias mediáticas de “hacedores de opinión pública”, para así evitar riesgos de efectos negativos para el país.

Otro ejemplo de “opinión pública distorsionada” es el que pesa sobre la minera Barrick Pueblo Viejo, que se le acusa de no cumplir con el 5% de los impuestos para invertirlos en la provincia Sánchez Ramírez, donde opera. Pero resulta que esa partida es entregada por la minera al Poder Ejecutivo y es desde el Gobierno Central que debe disponerse su posterior distribución al municipio. O el mito sobre el supuesto exceso de consumo de agua del embalse de la presa de Hatillo, cuando la realidad es que esa minera le devuelve a ese afluente más agua de la que le extrae y luego de descontaminarla en su planta de tratamiento.

El Gobierno guarda silencio y no actúa en consecuencia, porque sabe que muchos denuncias son infundadas y no se puede arriesgar a violentar el estado de derecho.

Este artículo fue publicado originalmente en el periódico El Dinero, el día 22 de abril de 2021. Esteban Delgado es periodista especializado en economía y finanzas. Catedrático universitario de redacción, investigación de la comunicación y periodismo digital.

Seaboard: “Es falso que nos suspendieron la licencia ambiental durante la gestión de Domínguez Brito”

El gerente general de Seaboard, Armando Rodríguez, calificó como falsa la noticia de que el Ministerio de Medio Ambiente le haya suspendido la licencia ambiental a esa empresa durante la gestión de Francisco Domínguez Brito, como se ha estado difundiendo “a través de una nota de prensa publicada sin verificar informaciones ni citar la fuente de la nota”.

“Lo que sí ocurrió en 2018, durante la gestión de Domínguez Brito, fue la renovación de nuestra licencia ambiental número 0003-01, justamente después de que el entonces ministro de Medio Ambiente hiciera una vista de inspección a nuestra planta y su equipo técnico nos hiciera una auditoría, como cualquier medio puede verificar en los archivos de Medio Ambiente”

Armando Rodríguez.

Precisó que ha sido el propio Domínguez Brito quien ha declarado a la prensa que durante su gestión llegó a un acuerdo con Seaboard para que su planta operara solo en base a Gas Natural Licuado (GNL) y para que fuera mimetizada, de manera que no generará contaminación ni por emisión ni de manera visual en el río Ozama.

El gerente de Seaboard remitió a la prensa el audio y la transcripción de la entrevista durante la cual el ex ministro de Medio Ambiente reitera estas declaraciones, por lo menos cinco veces, durante una conversacióntelefónica, el pasado jueves 22, Día Internacional de la Tierra, con los conductores del programa El Sol de la Tarde, que se transmite por la emisora Zol-106.5

“Hubo un acuerdo en el cual solo podía existir una planta de gas natural, no podía haber fuel oíl, y esa planta debía ser mimetizada, es decir no podía ser, desde el punto de vista visual, una contaminación al río Ozama”, se escucha decir al ex funcionario y repetirlo por lo menos cuatro veces adicionales, ante la pregunta reiterada por parte de los conductores del programa sobre si se suspendió la licencia ambiental a Seaboard durante su gestión.

Rodríguez dijo que la tergiversación de las declaraciones de Domínguez Brito forma parte de una campaña de descrédito orquestada en contra de la empresa, que responden a intereses ocultos, por lo que Seaboard ha creado la web de verificación de datos insidetheboard.org, donde el público puede confrontar las noticias más frecuentemente publicadas en contra de la compañía.

En consonancia con las declaraciones de Domínguez Brito, el gerente general de Seaboard dijo quela nueva planta Estrella del Mar III, que sustituirá próximamente a la existente Estrella del Mar II, generará energía en base a gas natural, absolutamente, con la tecnología mundial más avanzada, convirtiéndose en la planta más eco-eficiente de la República Dominicana.

¿La planta Estrella del Mar II afea, contamina y daña el turismo de la Ciudad Colonial?

A simple vista, se observa que nuestras operaciones no están en la Ciudad Colonial.

Estamos ubicados, exactamente, en la avenida La Marina, No. 1 Muelle Timbeque, en el Barrio Borojol de Santo Domingo, frente a Villa Francisca y el área del Timbeque, al lado del Barrio Santa Bárbara, entre los puentes Duarte y Mella o Puente de la Bicicleta. Esto es, aproximadamente, a un kilómetro de la céntrica Plaza de España (Alcázar de Colón), por tomar algún lugar de referencia icónica en la Ciudad Colonial, como se puede observar en las imágenes de Google Map.

La ubicación actual de la planta Estrella del Mar II y la propuesta para instalar la que vendrá en sustitución de esta, la Estrella del Mar III, se encuentran dentro del área Villa Francisca y al norte del puente flotante Ramón Matías Mella, más conocido como “El Puente de la Bicicleta, fuera del área general y visual que comprende la Ciudad Colonial. La apariencia de nuestra barcaza es similar a la de las embarcaciones que frecuentemente atracan y utilizan el Puerto de Santo Domingo.

En 2013, fuimos seleccionados “Premio Nacional a la Producción Más Limpia”, el prestigioso reconocimiento industrial que organiza el Ministerio de Medio Ambiente en coordinación con otras entidades que conforman el Comité Organizador, entre los que destacan vigilantes de la salud del sector turístico, como la Asociación de Hoteles y Restaurantes (ASONAHORES), la entidad privada más prestigiosa de esta industria.